Categoría: Ansiedad

MIEDO EN PERIODO COVID

¿TIENES MIEDO A SALIR A LA CALLE?

QUIERO DARTE CLAVES PARA EL DESCONFINAMIENTO.

Este periodo Covid ha sido tiempo de aislamiento y de alerta. Tu cerebro ha recibido información intensa y duradera sobre un peligro vírico muy difícil de controlar. Pero estando en casa teníamos mayor percepción de seguridad, al poder volver a salir, perdemos ese control y vuelve con fuerza la alarma a nuestro sistema nervioso.

Si eres de los que estás notando esa sobre activación, puedes tener algunos de estos síntomas:

  • Evitación a salir y al contacto social. Preocupación constante. Percepción de amenaza hacia lugares y personas como posibles fuentes de contagio. Conductas de protección y de higiene a veces excesivas. Bloqueo y dificultad para tomar decisiones. Gran dificultad para manejar la incertidumbre en la que nos encontramos.

Físicamente puedes sentir:

  • Imposibilidad de relajarte. Nerviosismo. Inquietud. Cansancio. Irascibilidad. Tensión muscular. Problemas en el aparato digestivo. Trastornos del sueño.

Son los síntomas de la llamada ansiedad generalizada.

Recomendaciones para generar control:

  1. Acepta estás emociones como parte del estado excepcional en el que nos encontramos. Es normal que te pase. No te asustes.
  2. Racionaliza las conductas de higiene, haciendo lo recomendado. Entrar en conductas obsesivas no te va a ayudar y va a mantener los síntomas de ansiedad.
  3. Conductas de autocuidado. La luz y la actividad física te van a ayudar.
  4. Si tienes dificultad para salir, ve de menos a más. Hazte un plan en el que aumentas el tiempo que estás en la calle y la dificultad del recorrido. Que tu mente inconsciente vuelva a ver la calle como algo neutro o positivo.
  5. Uso de técnicas de liberación emocional, que te ayuden a disminuir la sintomatología y a generar control cuando te sientas con ansiedad. Te iré enseñando ejercicios simples que te ayuden.
  6. Tu cerebro inconsciente, te va ayudar con paciencia, a volver a hacer todo eso que antes podías. Ten un poco de calma, que seguro que esto es temporal.
  7. Si los síntomas persisten acude a un profesional que te ayude.

 

El duelo en días de covid

Hoy hablaremos del duelo…..

Estamos hablando de un proceso adaptativo ante una perdida. Este proceso tiene como objeto entrar en una fase de aceptación donde se integre lo ocurrido y permite a la persona seguir adelante. Ante cualquier perdida, se puede requerir un duelo.

Ante la muerte de un ser querido, este proceso se hace de distinta manera según la cultura. En general necesitamos primero aceptar lo ocurrido, darnos cuenta de lo que ha pasado. Percibir las emociones que sentimos, para finalmente con el tiempo recolocarnos en esa nueva vida en el que la persona querida ya no está.

Este un proceso diferente para cada persona y que puede durar desde unas semanas a un año, en situaciones normales. Si el duelo no se elabora de manera correcta, puede dar lugar a patologías emocionales y físicas, dando lugar a lo que se denominan duelos complicados, crónicos, patológicos, reprimidos, etc…

En nuestra cultura, el proceso inicial de aceptación, lo hacemos con unos rituales que conllevan, cuando es posible, el acompañamiento al enfermo, apoyo del entorno social y familiar en el tanatorio, despedida en el cementerio o crematorio y acompañamiento religioso en el proceso, para el que es creyente.

En este periodo del covid, como lamentablemente habéis visto, este proceso básico de aceptación se ha visto bloqueado. Ni acompañamiento, ni despedida, ni apoyo del entorno, ni ceremonias…

Según cada persona, esto puede conllevar sintomatología muy diversa. Desde problemas ansioso-depresivos, que pueden aparecer de forma tardía, en meses e incluso años, problemas en la salud física o efectos disociativos en los que la persona no termina de aceptar la perdida, tratando de vivir, como si en realidad no hubiera ocurrido.

A esto hay que añadir, qué al no poder despedirme del fallecido, tampoco puedo arreglar “las deudas pendientes”, aquellas grandes o pequeñas tensiones familiares quedan sin solucionar, generando una gran carga.

Estos duelos difíciles de este periodo, afectan a miles de personas. Recomendamos que a nivel público se hagan tributos a los fallecidos, recordándoles, y dándoles el valor que tenían.

A nivel personal y familiar, sería adecuado algún tipo de ceremonia de despedida, ya sea íntima, en casa, o más social cuando se nos permita, que nos adentre en ese proceso de aceptación tan necesario.